19 julio, 2007

Adiós a Piqué... ¿Le echaremos de menos?

Ha dimitido el hasta hace unas horas presidente del Partido Popular de Cataluña, Josep Piqué. Parece ser que la razón de esta dimisión es la lectura que desde ciertos ámbitos del propio partido se ha ofrecido de los nombramientos que ha hecho la dirección de Génova de cara a las próximas elecciones.

¿Qué impacto tendrá esta dimisión en el futuro del partido en Cataluña y en el resto de España? No es fácil decirlo ahora, pero si tenemos en cuenta los últimos resultados electorales no puede decirse que la influencia del dimitido Piqué en electorado catalán fuese en exceso benéfica para su partido: elecciones tras elecciones se han movido en resultados que, en el mejor de los casos, han resultado simplemente aceptables y en el peor francamente malos, como en las últimas municipales.

Es cierto que el hay una corriente mediática y social que no le pone las cosas fáciles a los populares en Cataluña: hay que remar en contra del nacionalismo obligatorio y el progresismo por decreto que imperan por allí en notables capas de la población y en prácticamente todo el panorama pseudocultural y mediático, pero no lo es menos que los últimos años han dado ocasiones que podrían haber sido óptimas para el crecimiento de un partido de centro-derecha y constitucionalista: el desastre del Carmelo, el tripartito, el propio pacto del Tinell, el pavoroso espectáculo de la tramitación y negociación del estatuto…

Y todas esas oportunidades han pasado de largo, incluida la irrupción de un nuevo partido que probablemente ha quitado más votos de anteriores elecciones al PSC que al PPC, pero que también parece que ha cortado la única vía de crecimiento de los populares que, como ya he dicho, lo mejor que han obtenido electoralmente ha sido no perder mucho.

Todo el mundo sabe que Piqué iba un tanto “por libre” y sus fricciones con la línea oficial del partido eran públicas y notorias, una forma de actuar que dentro de los muy jerárquicos partidos españoles es francamente difícil a menos que arrases en las elecciones (y aún así), en plan Gallardón style (y otro día hablaremos de Gallardón y sus presuntamente espectaculares resultados…).

Otra cosa es lo que puede ocurrir fuera de Cataluña, en el resto del país donde, a decir de muchos, líderes con un perfil más moderado como el propio Piqué, Núñez Feijoo o el alcalde de Madrid ayudan a “centrar” el partido y dan muchos votos. Los que me hayan leído en más ocasiones sabrán lo que pienso del centro como concepto político: además de ser “una mariconada”, con perdón, está cargado de peligros y en Cataluña se han podido ver algunos de ellos; pongamos por ejemplo: cuando todo el mundo se empeña en correr hacia la izquierda ¿dónde queda el centro? ¿Dónde quedan los principios?

Es posible que las elecciones se ganen en el centro, pero tampoco la presencia de personajes como el propio Piqué garantizan la “centritud” de un partido, al fin y al cabo para muchos seguirás siendo un fascista aunque te vistas de seda progre y, de nuevo, a la hora de la verdad, cuando la gente vota, prefiere al original que a la copia: a CiU cuando el PP juega a ser CiU; o al propio PSOE cuando lo que pretenden los populares es ser más socialistas que nadie, que también ocurre en ocasiones.

Lo que sí que es cierto es que en los próximos días en lugar de hablar de la desastrosa gestión del gobierno Zapatero hablaremos de Piqué, de Acebes o de Vidal Cuadras. La dimisión se acompaña, además, de una cuánto menos sorprendente carta que ya está publicada por algunos medios, lo que resulta una fórmula de dimisión bastante inoportuna si, como no se casa él mismo de repetir, Piqué no quiere dañar la imagen pública del partido.

Si eso es así uno elige mejor el momento y, sobre todo, se va calladito.

3 comentarios:

Jorge Castrillejo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorge Castrillejo dijo...

Me gustaría intercambiar enlace con tu blog. Si estás de acuerdo mándame un comentario. Un saludo.

Liberal Mastión dijo...

Hola Carmelo,

Para mí ha sido una sorpresa saber que has abandonado PD, en la que hemos compartido buenos momentos. Soy Vicente A.C.M. del blog de PD UN PAIS A LA DERIVA.

Me alegro por tu avance profesional y echaré en falta el que me llames para una tertulia.

Te agradezco tu trato siempre tan afectuoso y cordial y me ofrezco para lo que pudieras precisar de mi.

Te deseo los mejores éxitos en tu nuevo trabajo.

Recibe un fuerte abrazo

Vicente