13 enero, 2008

El director de El Mundo no es infalible

Aunque hay que reconocer que tiene iniciativas particularmente valientes, como darle un blog en su propio periódico para hablar del comportamiento del medio a uno de los periodistas más corrosivos y menos corporativos que encontrarnos pudiéramos: mi admirado Arcadi Espada.

Cabe la posibilidad de que a la larga Pedro J. se arrepienta de haberlo hecho, incluso cabe la posibilidad de que lo haga a la corta, viendo lo poco que lleva Arcadi publicado, pero como el paso tiene una complicada vuelta atrás estoy seguro de que la experiencia será un interesantísimo estudio "en vivo" sobre el periodismo, su parte teórica y técnica y, más aun, su parte ética.

Este domingo resulta especialmente interesante porque la mirada de Arcadi se centra, como no podría ser de otra forma, en la larguísima entrevista que Pedro J. le ha hecho al presidente del Gobierno, para la que al parecer han sido necesarias ocho horas de conversación (¿alguien puede imaginarse algo peor que hablar ocho horas con Zapatero?).

Algunas jugosísimas reflexiones, como está frase para empezar el artículo:

El Director le da (y se da) portada y siete páginas al presidente Zapatero.

O esta sobre el antetítulo que la entrevista ha merecido en portada ("El presidente del Gobierno dialoga y discute durante ocho horas con el director de El Mundo"):

La novedad extraordinaria de la frase está en la inversión de los sujetos activos, y la evidencia de que, con su redacción actual, el Presidente del Gobierno ha conseguido una entrevista con el director de El Mundo.

Nos vamos a divertir, no se lo pierdan.

PD.: De la entrevista hablamos otro día si logro la heroicidad de leerla.

10 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dodgson dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dodgson dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Antonio Córdoba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jorge Castrillejo dijo...

No se si escribir nada: eliminados 4 de 4.
Hace tiempo que vengo observando cierta "necesidad" de P.J. de que halla segunda legislatura Z.P. y la coincidencia con el marido de Carmencita Chacón de los dos grandes medios multimedia, uno progresista de izquierdas y otro progresista de derechas. Contando con los despojos del finiquitado grupo PRISA, al cual pretenden engullir.
Un día con calma desarrollaré esta idea en mi blog.

Un saludo.

Carmelo Jordá dijo...

Hola Jorge,

Comentarios como el tuyo que son una aportación interesante siempre son bienvenidos, no te preocupes.

Espero que entiendas (tú y todos mis amables lectores) que algunas tonterias no tiene mucho sentido dejarlas ahí afeando la página :-).

Un saludo a todos y gracias por leer y, cuando es de verdad, por opinar.

Carmelo

Anónimo dijo...

Carmelo, soy el primer anónimo, quería pedirte disculpas por el hecho de haberte recordado que desde que llegaste a trabajar en la edición online de 20 Minutos el periódico cada vez tiene menos visitas.
Siento haberte puesto tan nervioso, no era mi intención.

Daniel Rodri­guez dijo...

Dudo que le ponga nervioso eso, anónimo, más que nada porque es mentira. Entró a trabajar en julio del año pasado. Aquí están las cifras de visitas hasta diciembre y lo que ha subido en este tiempo la web:

http://ojdinteractiva.ojd.es/historico_offer.php?id=240

Eso sí, igual no le gusta que se hable de estas cosas aquí.

Coase dijo...

¿Qué tendrá que ver la audiencia de 20 minutos con los comentarios de Arcadi sobre Pedro J.?

Carmelo Jordá dijo...

Agradezco a Daniel la aportación de datos al respecto pero el tema es que éste no es el ámbito ni el lugar en el que discutir sobre el desempeño profesional de un servidor o de cualquier otro periodista de 20minutos.

Si el opinador anónimo (siempre anónimo, por cierto) quiere hablar de ese tema que se ponga en contacto conmigo a través del correo, si lo que quiere es joder (con perdón) que lo intente de otra forma que así no lo logra y es una lástima que pierda así su valioso tiempo (y el mío).

Saludos a todos,

Carmelo