19 febrero, 2008

Pepiño Blanco, el currante

Se nos despacha hoy el inefable Pepiño con unas declaraciones en las que asegura que Rajoy "no ha visto un currante en su vida". También su jefe, el opositor Zapatero, hablaba ayer en presunto tono irónico de los "currantes como Pizarro"; uno y otro entran al trapo del momento mitinero en el que Rajoy aseguró "estar al lado de los currantes".

Vista la polémica que el término despierta es perentorio saber, por tanto, qué es un currante, para lo que es buena idea empezar por la RAE, siempre al rescate en lo que al idioma se refiere. Los académicos no pueden ser más concisos:

currante.
(De currar).
1. com. coloq. Persona que trabaja.

La definición de trabajar es algo más compleja pero en cualquier caso parece un término que puede aplicarse a alguien como Pizarro, así como a muchos votantes del PP que trabajan por cuenta propia o ajena, sin chupar del pote del presupuesto y ganándose la vida como Dios buenamente les da a entender, lo que no es poco hoy en día.

Ya, ya sé que Pizarro no es un trabajador al uso y a que a él el fruto de su trabajo le ha reportado más de lo que nos reporta a la mayoría, pero eso no significa que no sea currante, sino más bien todo lo contrario: su éxito, siempre en el ámbito de la empresa privada, seguramente se ha basado en que ha currado bastante más de lo habitual y, ciertamente, con más talento.

Analicemos ahora la trayectoria del "experto en currantes" Pepiño: de todos es conocido que la única empresa privada en la que ha trabajado el preboste socialista ha sido el PSOE, un trabajo tan absorbente que no le dejó tiempo para acabar sus "estudios de derecho". De acuerdo, la política es un trabajo, pero uno no deja de pensar si es sano que ser una profesión para toda la vida o si los políticos no debieran antes hacer otras cosas, más productivas, más cercanas a lo que es la vida de un "currante".

Además de eso, incluso dentro de la política se puede currar más o menos, así el diputado Pepe Blanco en los últimos 4 años de legislatura ha currado más bien poco: en su ficha en la página del Congreso podemos ver que su único bagaje son 16 preguntas por escrito, cuatro por año. Podemos compararlo con, por ejemplo, el trabajo parlamentario desarrollado por Angel Acebes, con responsabilidades similares a las de Blanco dentro de su partido que no le han impedido tener 84 iniciativas parlamentarias, cinco veces más.

Hombre Pepiño, cuando hablemos de currantes no se yo si no tendrías que aprender a guardar un prudente y respetuoso silencio.

1 comentario:

Hiel dijo...

No es malo que el señor Blanco utilice sus cuerdas vocales (por decir algo), incluso no es malo que su único empleador sea el PSOE. Lo malo es que no solo no quieran ver sino que intenten 'esconder' que entre sus amiguetes hay elementos que ridiculizarían la declaración de renta o patrimonio del señor Pizarro. Incluso me atrevería a apostar que de entre esos amiguetes, muchos de los cantarines del vídeo de la P.A.Z. tienen la cartera más repleta que la del ex-presidente de Endesa. Pero el rebaño votante del PSOE... bueno: de donde no hay, no se puede sacar.
Saludos.