20 noviembre, 2008

El tallat

Me han gustado bastante las declaraciones de Toni Soler, una de las estrellas de la televisión pública catalana, de las que nos hemos hecho eco hoy en Libertad Digital (gracias, todo hay que decirlo, a los colegas de e-noticies). No quiero decir con esto que esté de acuerdo con lo que ha dicho este hombre pero, en primer lugar, me han parecido algo más inteligentes de lo que suele ser habitual en ese ámbito del nacionalismo - modernillo - izquierdoso - catalán, en el que calculo que se puede englobar a Soler.

Y, además, el hombre ha tenido una sinceridad que todavía es más difícil de encontrar: ha reconocido que hay conflicto lingüístico en Cataluña, cosa que el nacionalismo y el catalanismo en pleno se empeñan en negar una y mil veces; y ha admitido también que se discrimina al castellano y que a él le parece bien por unas razones que, compartamos o no (que ya aclaro que es que no), son argumentos sobre los que se puede discutir.

No obstante, creo que su misma sinceridad le ha llevado a dar un pequeño patinazo bastante revelador: cuando ha hablado del conflicto existente ha puesto un par de ejemplos de lo que castellanoparlantes y catalanoparlantes encuentran problemático y, mientras los primeros no pueden ejercer un derecho fundamental como elegir la lengua en la que prefiere educar a sus hijos, los segundos resulta que tienen que explicar en los bares que "un tallat" es lo mismo que un cortado.

No sé como lo ven ustedes, a mí me parecen cosas de una gravedad muy diferente y el hecho de equipararlas revela la diferencia de cómo es la vida para unos y otros en Cataluña gracias a los esfuerzos de su lamentable clase política.

Y también nos muestra algo que de forma más o menos consciente recorre buena parte de la sociedad catalana y, muy especialmente, sectores que podríamos definir como "catalanistas": un profundo clasismo, una brecha extraordinariamente honda entre "los de aquí" y "los de fuera", "els catalans de debò" y los paletos "charnegos" (expresiones que he oído en conversaciones con catalanes no particularmente politizados).

Y es que van muy de guais, pero en el fondo son sobre todo una burguesía más bien mediocre que necesita establecer barreras para que no le quiten los muchos momios de los que disfrutan.

3 comentarios:

Raul Bonell dijo...

Que et sembla més greu, que "los primeros [castellanoparlantes] no pueden ejercer un derecho fundamental como elegir la lengua en la que prefiere educar a sus hijos" o que no siga possible estudiar enginyeria informàtica en la Universitat Politècnica de València, completament en valencià, encara que en la matrícula així ho especifique. En canvi, rebre totes les assignatures en castellà és totalment possible. - T'apostes quelcom a que puc fer extensible l'afirmació anterior a la majoria de les titulacions superiors oficials tant de Catalunya com del País Valencià? M'atrevesc, inclús sense documentar-me, com fan alguns periodistes. Per favor, no esborres els comentaris posteriors a aquest.

Carmelo Jordá dijo...

Hola,

Pues me parece mucho más grave que no se pueda elegir el idioma en la educación básica que el hecho de que no se pueda elegir en determinadas asignaturas de una carrera universitaria y te explico las tres razones que me hacen pensar así:

Primero por una cuestión de pura y dura cantidad, la primera carencia afecta a muchos más alumnos que la otra.

Segundo por otra cuestión de cantidad, pero en este caso individualizada: me comentas que no se pueden dar en catalán todas las asignaturas, por lo que entiendo que sí se pueden dar algunas o incluso la mayoría, lo que no ocurre en el caso de las enseñanzas primaria y secundaria.

Y tercero por una cuestión de calidad: no es lo mismo que cuando una persona ya está casi completamente formada se le prive de unas asignaturas determinadas, algo que obviamente no le gustará pero que no interferirá en exceso en su formación intelectual; que obligar a un niño en los años clave de su formación lectoescritora a sólo aprender un idioma, con lo que se afecta a lo que puede ser su formación y sus capacidades para el resto de su vida.

De hecho, te diría que si el sistema educativo funcionase como es debido en la universidad ya no habría nada que aprender en el plano de la lectoescritura y, por tanto, encontraría razonable que en determinadas áreas muy especializadas y de cara a obtener la máxima excelencia las clases no sólo no fuesen obligatoriamente en catalán sino que pudiesen llegar a ser en inglés, si el prestigio y la capacidad del profesor hiciesen que valiese la pena.

Procuraré no borrar comentarios, aunque sé por qué me lo dices (y por qué dejas el tuyo en catalán) pero no te lo puedo garantizar.

Por otra parte, obviamente puedes escribir aquí en el idioma que te apetezca (faltaría más!) pero me parece que serías más cortés si lo hicieses en uno que entiendan todos los lectores del blog, que en su mayoría son castellanoparlantes.

Además, así todos podrían disfrutar de tus argumentos y llegado el caso debatirlos.

En cualquier caso, sabes que me ha gustado verte por aquí. Un abrazo,

Carmelo

PD.: A lo otro respondo en cuanto pueda, que estoy muy liado.

Raul Bonell dijo...

Demostra que en el País Valencià ,no es pot elegir "castellà" per a l'educació primària (i secundària) excepte, és clar, l'assignatura de llengua vernàcula... Per cada colegi que impartesca totes les assignatures normativitzades en valencià, hem podrem trobar 100 que no poden oferir aquest servei.

Carmelo. No. No. Que no existeix cap línia amb professors preparats per impartir classes en valencià/català en cap nivell educatiu. Què collons dius? "por lo que entiendo que sí se pueden dar algunas o incluso la mayoría, lo que no ocurre en el caso de las enseñanzas primaria y secundaria." Jo no sé si et fas el boig o què... tu voràs, però amb aquesta lògica, no sé quin debat es pot tindre. Ensenyament primari amb qualitat i superior ... bah! dóna igual ... ehhh... "el rató" .. xaval! ... "el rató" ... professora d'estrucKUtres del computador i directora!.