07 enero, 2009

¡Que fácil es dar consejos a Israel!

Aunque hasta ahora y por varias razones no he hablado de lo que está ocurriendo en Gaza (por una vez me he tomado en serio eso de estar de vacaciones) los lectores habituales de este blog sabrán que la situación en Israel es uno de mis grandes intereses y, desde luego, he venido siguiendo los acontecimientos con bastante detenimiento.

Tampoco creo muy necesario que me defina a estas alturas, creo que todos los que pasen por aquí saben lo que pienso de Israel y de los terroristas de Hamas y, en general, de todos los que matan, torturan y extorsionan a civiles inocentes, ya sea a mayor gloria de Allah, de la patria vasca, del movimiento obrero o de la avutarda escocesa, si es que existe.

Ni siquiera tiene demasiado sentido que maldiga a todos los que ahora se tiran ceniza por la cabeza, rasgas sus vestiduras y sus kufiyas y señalan con el dedo de señalar al sionismo imperialista asesino; ni que recuerde cómo permanecían callados cuando los Qassams aterrorizaban a centenares de miles de civiles, o cuando las tropas de Putin repartían bombazos por Georgia sin pararse a preguntar quién era civil y quién no.

Pero sí quiero hablar de una cosa que estoy viendo estos días y que me produce no poca risa, más que nada porque es mejor reír que llorar: lo fácil que le resulta a cualquier mequetrefe darle consejos a Israel, a un país que lleva sus 60 años de historia como estado moderno luchando por su supervivencia y buena parte de éstos sufriendo el azote del terrorismo de una forma que nosotros no podemos casi ni imaginar.

A Zapatero y a muchos otros se les llena la boca hablando de paz y diálogo, pero ellos no tienen que ver como los cohetes caen sobre sus ciudades día sí y día también, como a sus ciudadanos sólo les quedan 15 segundos para guarecerse de una explosión que no se sabe donde será y que puede ser en cualquier punto, totalmente al azar (en este sentido, los Qassams son, pese a su sencillez tecnológica, una sofisticada herramienta para el terror).

Tampoco han tenido que ver como las bombas de terroristas suicidas estallaban en cafeterías, autobuses o centros comerciales, llevándose por delante a ancianos, niños y en general a cualquier inocente que pasase por allí. Ni siquiera han tenido que luchar varias guerras en las que estaba en juego su propia supervivencia, no sólo personal sino como comunidad y como estado.

Pero a pesar de eso, todo son consejos para Israel, todo el mundo les dice qué camino les llevará a la paz y cómo debe lucharse en las guerras. Y la receta no deja de ser sencilla: soportar lo que les hagan, sea lo que sea, y dialogar con aquellos que han dicho una y mil veces que su deseo es exterminarlos.

La pena es que no resulte tan sencillo seguir el consejo como darlo, quizá porque la vida que está en juego no es la de los consejeros sino la de los aconsejados... o eso se creen los primeros.

7 comentarios:

Hurssel dijo...

A raiz de lo que dices creo que conviene recordar a una de las mentes más lúcidas del Estado de Israel, a Golda Meir, cuando dijo:

"Podría entender que los árabes quieran borrarnos del mapa. Pero, ¿es que realmente pretenden que cooperemos con ellos en eso."

Lástima que nuestros líderes parezca que sí que pretenden cooperar en este objetivo...

Pek dijo...

A lo mejor lo que pasa es que,
a veces, la única manera de sobrevivir en este perro mundo es cometer crímenes (o creerte el pueblo elegido para fortalecerte, o que Alá te habla al oído). Israel comete crímenes (en defensa propia, pero matar a cien críos o a civiles indefensos es un crimen puro y duro) y los aliados también lo hicieron en la Segunda Guerra Mundial (que pregunten en Dresde o en Hiroshima y Nagasaki), porque pensaron que les convenía o incluso que era un mal menor. Pero eran crímenes de guerra, con mayúscula. Y de los de Hamas (que ganaron las elecciones), qué decir, para empezar cometen crímenes contra su propia gente. Desgraciadamente, el mundo de buenos y malos de las pelis de Spielberg es mentira y los israelíes se comportan como unos verdaderos hijos de puta porque creen que sólo así sobrevivirán. Y, probablemente, tienen razón.

israel yojimbo nava dijo...

Consejo para descerebrados:

Imaginad que los cohetes que lanzan desde Gaza son como las bombas de ETA en toda España.

Imaginad que en vez de poner bombas cada mes, lo hacen todos los días. Y en varios sitios a la vez.

Imaginad que la gente se subleva para pedirle respuesta al presidente del Gobierno.

Imaginad que el presidente decide ir a por todas y a cargarse a los terrorista.

Imaginad que los terroristas usan a niños de escudos humanos cuando les atacan.

Imaginad todo esto con la canción de John Lennon, si queréis.

Ahora dime: ¿eres terrorista o ciudadano?

Pek dijo...

¿Cuánto van? ¿800 a 1? Yo creo que Israel la está cagando.

Alfarache dijo...

La diferencia fundamental es que a Israel como democracia que es, la única por allí, le importa su pueblo y su gente y a los terroristas de Hamas, por muy elegidos que hayan sido supuestamente en unas votaciones intoxicadas de radicalismo y de ignorancia, les importa una mierda su propia gente y por eso deciden usar a niños y ancianos como escudos humanos lanzando cohetes desde colegios, hospitales y mezquitas. Así pueden lograr imagenes dantescas cuando finalmente el ejército israelí acaba por atacar sus instalaciones militares llenas de inocentes para el sacrificio, y todo ello mostrado por las cadenas progres y no progres de todo el mundo. Qué triste.

gonzajda dijo...

No se puede matar moscas a cañonazos, además con estos ataques consiguen hacer el caldo gordo a los terroristas de Hamas, ¿ a quién benefician los ataques ? a Hamas.

Anónimo dijo...

Hola Mr Autonombradodefensorisraelisionista
alias carmelo jorda

A mi me da igual lo que opine un payaso como tú sobre un conflicto tan grande,pero en vista a que se puede comentar te diré que eres una basura,un desecho social y un hipócrita de mierda.Vas de defensor de la justicia y lo unico que defiendes es una causa perdida.OS creeis muy intelectuales los defensores de israel pero en verdad solo podeis ser imbeciles.Lo que en verdad os jode mas es que el partido gobernante sea islamico democratico.

Un saludo