05 junio, 2009

7J: Por qué voy a votar a UPyD

Las primeras elecciones en las que tuve derecho al voto fueron, casualmente, unas europeas. Como diría César Vidal, corría el año 1994 y voté al Partido Popular, que a la postre propinó una soberana paliza al PSOE. Se puede decir que empecé con buen pie

Desde entonces, cada vez que ha llegado la hora de votar me he preguntado qué opción era la mejor, o en no pocas ocasiones la menos mala. He de reconocer que durante todos estos años he sufrido una singular animadversión por el PSOE, pero creo que he sido honesto (que no objetivo, palabra que en este tipo de cosas no viene al caso) cuando en todas las ocasiones desde entonces he decidido votar al PP porque me parecía lo mejor para el país.

Pero en estas europeas y por primera vez en mi vida no voy a votar a los populares.

Y lo hago por lo mismo que he venido votándolos desde hace ya tres lustros, porque creo que lo mejor para España es que el PP no gane estas elecciones, aunque también me parece que finalmente sí las ganará.

Pero paradójicamente, el principal problema de una victoria popular este domingo es que, dado el margen pírrico por el que es probable que se produzca, confirmará la incapacidad del actual PP para ganar unas generales. Es obvio, o al menos a mí me lo parece, que si
Rajoy sólo se impone por la mínima en la actual situación y en unas elecciones tradicionalmente usadas para castigar al gobierno, en un enfrentamiento “de verdad” con Zapatero y pese a la que está cayendo, se repetiría un resultado similar al de 2008.

Además, esa victoria por la mínima no va servir para que el Gobierno vea seriamente amenazada su posición, como la tremenda derrota de González en aquellas primeras elecciones en las que participaré no fue lo que acabó con él sino que hicieron falta crímenes de estado, Roldán y una variedad de escándalos para que perdiese las generales por 350.000 míseros votos.

Así que lo que verdaderamente serviría al PP y a España es una derrota que hiciese impostergable el recambio de Rajoy por algún líder que, con más energía, más acierto o más lo que sea sí pudiese derrotar a Zapatero.

Todo esto, sin entrar a valorar la deriva ideológica de un Rajoy embarcado en una renovación basada en extender la mediocridad (mientras sea de centro) y en la que ha pulverizado (o intentado pulverizar) todo aquello, que tampoco era tanto, con lo que ideológicamente me podría sentir identificado.

¿Y por qué a UPyD?

Hasta ahora les he explicado las razones para cambiar el sentido de mi voto en los últimos años, ahora toca explicar por qué voy a votar a un partido de izquierdas, es decir, en principio lejos de aquellos planteamientos que podrían convencerme.

La razón básica es que creo que el crecimiento y asentamiento de UPyD como un partido importante en España puede ser una buena noticia para el país. Un partido que cree en algunas cosas básicas (la nación, la libertad...) y que puede ser un apoyo para el PP, forzar al PSOE a cambiar ciertas derivas y, sobre todo, quitar mucho poder en el parlamento a los nacionalistas.

Un escaño de UPyD en Bruselas va a poder hacer poco, pero que el partido siga creciendo y reforzándose sí que puede servir para que los ciudadanos lo vean como lo que es o, al menos, puede llegar a ser: un voto muy útil.

Y además, como bien dice Daniel en muchas situaciones (y más en esta) no hay que mirar los programas "con minuciosidad de numismático". Amén de que, según Juan Ramón Rallo que algo sabe de esto, resulta que el de UPyD es en economía… ¡¡tan liberal o más que el del PP!!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

EStoy completamente de acuerdo con todo lo expuesto, podría firmarlo con mi nombre perfectamente.

liberalismoonline dijo...

Estimado Carmelo:
No crea que es el único que se está planteado estas reflexiones y dudas de última hora.En cambio yo tomé la decisión hace varios meses de no votar ¿ por qúe motivo habría de hacerlo si ningún partido me representa?
Un cordial saludo

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. En mi caso, y frente a la situación que vive este país, (o lo que queda), es mejor caer en el jacobinismo que en otras zarandajas.

Anónimo dijo...

Si se cree que será una victoria pírrica del PP lo que hay que hacer es votarles para que sea una victoria abrumadora. Porque una victoria pírrica dejaría las cosas como ahora y por tanto, tenemos desastre en las próximas. Se trata de que el PP pierda, o que gane por mucho. el peor escenario es que gane por la mínima. Y es el escenario al que conducís los que os la cogéis con papel de fumar...

Lo único que daría sentido votar a otros sería si se previese que el PP va a perder, pero no es ese tu caso.

Dwight dijo...

Je. Creo que en lo que respecta a los votos emitidos somos almas gemelas.
En las elecciones de mañana aún dudo entre la abstención o UPyD. Veremos...

Un abrazo,
D.

El Capitán Trueno dijo...

Humildemente, creo que hay aun un mejor argumento para votar a UPyD: la necesidad de regeneración democrática:

REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA

Muchos son los síntomas de la decadencia de la democracia española instaurada con éxito a partir de la Constitución de 1978. En treinta años lo que fue una buena constitución para la salida de la dictadura franquista se ha aviejado, arrugado y sobre todo ha sido violada en su espíritu por los insaciables nacionalismos secesionistas. Es hora, sin duda, de reformar la constitución para regenerar la democracia española.

Pero si los síntomas generales no son suficientes, la campaña electoral que ha terminado, la más zafia, la más grosera, la más aldeana, la más analfabeta, la más inútil... lo demuestra palmariamente.

Los dos grandes partidos insultándose a troche y moche sin hablar de Europa, que si la corrupción del PP por el caso Gürtel o la corrupción del PSOE por el caso Chaves, que si el avión militar de Zapatero o los escoltas de Aznar, que si la conjunción planetaria de los nuevos mesías anunciada por el 'arcángel' Pajín o la inclusión de Mayor Oreja en la lista negra de la U.E. por no condenar el franquismo... Y las coaliciones de nacionalistas, divididas en 'garrapatas de derechas' como la de CiU, PNV et al, o 'garrapatas de izquierdas' como la de ERC, BNG y compañía, a las que sólo les faltaba la inclusión por el corrupto Tribunal Constitucional de la lista del mortal 'escorpión etarra'.

¿Hace falta decir que es necesaria la regeneración democrática? Obviamente no. ¿Y qué único partido promete la regeneración democrática? Sólo la UPyD de Rosa Díez. Regeneración democrática que en mi opinión debe basarse en tres pilares: libertad, igualdad y solidaridad. Libertad significa entre otras cosas independencia del Poder Judicial, rompiendo la esclavitud del tercer poder al oligopolio político. Igualdad significa "un ciudadano, un voto", y por tanto reforma sustancial de la Ley Electoral. Solidaridad significa un único ámbito común para todos los españoles en los sectores clave como son la Educación, la Sanidad pública, la Fiscalidad y las Infraestructuras.

Regeneración democrática. UPyD, a pesar del bloqueo financiero, a pesar del silencio mediático, a pesar de la censura de los entes públicos como TVE o el Ayuntamiento barcelonés para la Plaza de Cataluña. O precisamente por ello.

Salud, ciudadanos
La Cataluña ilustrada

Strelnikov dijo...

Desde que apareció UPyD resulta cada vez más difícil seguir hablando de izquierdas y derechas en España. No tiene mucho sentido considerar a UPyD de izquierdas y al PP de derechas, de centro-derecha, o de centro. Lo cierto es que ambos son partidos socialburócratas (como, en efecto, demuestra Rallo), pero mientras que UPyD es un partido de ideas, el PP es una maquinaria de poder, como lo es el PSOE (pero que, a diferencia del PSOE, se le da peor la propaganda y mejor la gestión). De ahí que UPyD no esté echado a perder por el pasteleo asqueroso de la política, y se permita hablar claro en temas en los que el PP ha hecho gala de una lamentable ambigüedad y falta de convicciones y principios, e incluso traiciones.

Confieso que yo también dudo entre votar a UPyD (aunque sea un partido socialburócrata) y la abstención. Lo del voto en blanco, me lo he planteado algunas veces, pero eso de ir al colegio electoral para echar un sobre vacío, como que me parece una "tontá". Además, lo del voto en blanco tiene un sentido diferente a la abstención. Si uno rechaza el aquelarre de Bruselas y Estrasburgo, lo que procede es abstenerse.

Deberíamos hablar más de ese tema, del superestado que llevan años construyendo a nuestras espaldas, un tinglado del que la inmensa mayoría de los europeos no sabe casi nada, como tampoco sabe de la pérdida de soberanía que supone para sus países, en favor de unas instituciones lejanas, semidesconocidas y dudosamente democráticas. ¿Puede existir una democracia supranacional? Yo estoy bastante convencido de que no. Los únicos estados supranacionales que ha habido en la Historia, son los imperios.

Un saludo.