06 julio, 2009

La diferencia entre el PP en el País Vasco y en Cataluña

Aunque la maniobra de Rajoy para deshacerse de María San Gil fue absolutamente infame, a pesar la complicidad de bastantes y el silencio de muchos fue vergonzoso, aunque las últimas elecciones han sido todo un batacazo, en el PP vasco todavía hay políticos que merecen la pena y, sobre todo, que aún no van por ahí pidiendo perdón por existir.

En el PP de Cataluña, por el contrario parece que el traumático proceso que ha dado lugar al liderazgo (por llamarlo de alguna forma) de Alicia Sánchez Camacho se ha llevado también por delante la mayor parte de los restos de dignidad política de los populares, que con su ya no tan nueva presidenta a la cabeza parecen completamente embarcados en la operación “perdóname por ser facha que en el fondo soy de centro” en su variante "déjame entrar en el sistema y pillar algo de cacho".

Y es que, volviendo al titular de este post, hay una enorme diferencia entre el Basagoiti que va a ETB en pleno dominio peneuvista y les dice en la cara las verdades del barquero: “Aquí se da bola a ETA”; y la Sánchez Camacho que empieza aclarando en una entrevista que en lugar de estar con los fachorros esos de FAES prefiere estar en TV3 y que la quiere mucho y que es como su casa y qué felices semos todos. Sí, la TV3 de “la putaesaña”, de la humillación continua del charnego y la demonización permanente del PP

Por cierto, qué poco se acuerda la señorita Sánchez Camacho de que a algunas de esas personas de FAES a las que ella desprecia (y, sobre todo, a lo que esa gente significa) ella les debe completamente lo mucho (o lo poco) que es en política.

PD.: Pablo Molina, también encantado con la señorita.