27 agosto, 2009

Más sabe la agente literaria por vieja…

La mítica agente literaria Carmen Balcells, que ha representado a tipos como Vargas Llosa, García Márquez o Cela, tiene casi ochenta años y parece que los ha aprovechado para madurar una imponente sabiduría, que tiene pinta de lucir en casi cualquier conversación sea del tema que sea, pero que este jueves nos regala desde la contraportada de El País hablando de los libros electrónicos.

Balcells es una de las muy pocas personas que han hecho en España algo tan aparentemente sencillo como digitalizar unos libros y tratar de venderlos a través de internet y también en tiendas físicas, podemos considerarla toda una pionera y eso, con su edad, es digno de (todavía más) respeto y admiración.

Tiene claro que “el libro nunca morirá”, lo que probablemente es cierto, pero también parece comprender muy bien las ventajas que la tecnología ofrece y, en especial, las que ofrece a los lectores:

(…) es altamente cómodo, es barato, y tiene ante sí dos segmentos de clientela posible. Los estudiantes; con un chip tendrán, por poco dinero, todos los títulos que estén obligados a leer... Y los estudiosos; encontrarán que el formato es comodísimo, se parece al libro convencional, no pesa y puede contener mucho texto.
Compara la situación con lo que ocurrió hace bastantes años cuando Salvat sacó toda una línea de libros de bolsillo con la colaboración de TVE y a precios muy reducidos (todavía he visto alguno de esos por las librerías de viejo: ediciones deplorables con un papel amarillento y feísimas portadas). Aquellos libros y aquellos precios irritaron a muchos editores que supongo que a día de hoy hacen la mayor parte de su negocio con los pequeños y baratos libros de tapa blanda.

También es capaz de darse cuenta de que el cambio es “irreversible”, pero no lo considera algo malo sino más bien todo lo contrario:

Leerá todo el mundo. Le quita al lector el sacrosanto respeto que inspiran las bibliotecas e incluso las librerías (…) El mundo del desarrollo tecnológico es fascinante, llegará a las aldeas, hará más lectores, y todo el mundo saldrá beneficiado.
No, no crean que su visión es enteramente naif, también reconoce que hay dudas porque “cuando surge un nuevo soporte nadie sabe qué va a desencadenar”. Eso sí, si estás preparado para el cambio y no te resistes a él como gato panza arriba será mucho más fácil que puedas superarlo e incluso ir moldeándolo con tu influencia.

Balcells lo sabe, a ver si otros se enteran.

PD.: Un buen amigo que edita un excelente blog sobre libros también le ha dedicado un post a esta entrevista, es un buen momento para que lo conozcan.