05 julio, 2010

Última hora: el Orgullo gay es homófobo

Lo que más me llama la atención de la ofensiva contra Intereconomía es que el anuncio de marras (que tendrá mejor o peor gusto, esa no es la cuestión) refleja sobre todo escenas de una marcha del Orgullo Gay.

Deducción más o menos lógica: si el anuncio que se basa en imágenes del Orgullo es homófobo.. ¿no será que la propia cabalgata del Orgullo es homófoba?

Tampoco descubrimos nada, tal es la teoría (si bien expresada con más suavidad) que defiende con sensatez gente como el colectivo COLEGAS, que sufre en sus propias carnes lo que es enfrentarse a la “mafia rosa de Zerolo” por negarse a ser una marioneta política en lugar de una organización que defienda a un determinado grupo de personas.

Pues como digo, COLEGAS ha vuelto a criticar (y se han quedado solos otra vez) “la imagen estereotipada y carnavalesca que ofrece el Orgullo Gay de Madrid, muy alejada del proceso normalizador y de eliminación de estereotipos” que ellos defienden y en el que está la inmensa mayoría de la comunidad gay, que son señores y señoras normales que no van por la calle medio en pelotas y tampoco hacen de sus preferencias eróticas un motivo de exhibición y un show, simplemente las viven como las vivimos todos.

Y es que las imágenes del anuncio de Intereconomía lanzan por sí mismas, sin añadidos externos, una imagen que creo que la comunidad gay debe superar: la de ser gente muy extraña y muy sectaria. Pero no eso no es achacable a la cadena televisiva ahora perseguida, ni al responsable del espot: es culpa de los que se toman su propia forma de vivir la sexualidad como una carnavalada y como un ataque a aquellos que no son de “la secta”, ya sean Rajoy, los curas, la religión...

O los propios amigos de COLEGAS, a los que más les vale andarse con cuidado: cualquier día les llaman homófobos e intentan quemarlos en plaza pública. Las sectas es lo que tienen…

PD.: A respecto de este tema, no se pierdan el excelente artículo de Daniel Rodríguez Herrera.

4 comentarios:

Kasandra dijo...

Menuda lió Natalia en el Orgullo Gay, toda torti!

http://bit.ly/cKv2c6

El video es genial...

LiberalDeBoquilla dijo...

Buen intento listillo. Pero es que el problema no son las imagenes del orgullo, sino esto:

"364 días de gente normal y corriente"

O sea, que los gays son anormales, además de que en el video llaman a los gays "estos" "cosas".

Además, intereconomía no es la primera vez que lo hace, solo hay que darse una vuelta por el LLUTUVE.

Yel orgullo gay se hace para conmemorar las revueltas en el bar gay Stonewall de Nueva York que fue brutalmente asaltado y sitiado por la policía, pues era el único lugar de ocio y vida social para gays, travestis, transexuales, bisexuales, y chaperos. Pues esa gente “anormal, marginal, inmoral, perversa” se le violaron sus derechos fundamentales de REUNIÓN que usted tanto defiende y el más sagrado de todos (según ustedes), que es el de propiedad, pues era un sitio privado y pertenecía a un particular (a un pobre tipo chantajeado por la mafia, no estoy de broma, es verdad). Esas “cosas”, como los llama intereconomía, salieron a manifestarse a exigir no más violencia policial y coacción estatal, esa que usted critica ferozmente los 365 días del año.

Anónimo dijo...

No tengo muy claro que sea eso lo que se dice en el anuncio; pienso que a los que se criticaba como anormales es a gays como los que mostraba el anuncio. Pero aún en el caso de que no fuera así, ¿qué más da? ¿Acaso no tienen derecho de pensar que los gays son anormales? ¿O es que sólo valoras el derecho de reunión y asociación y no la libertad de expresión, "Liberal de boquilla" (que nick tan atinado, pardiez)?

Por otro lado, no sé por qué el origen perfectamente liberal de la celebración debe hacernos alabar la realidad sectaria y carnavalesca de hoy.

atroma dijo...

Es curioso porque no critican a la homosexualidad, sino al día del orgullo gay. Que es bien distinto. Lo que pasa es que estos vendedores de complejos tienen serios problemas de comprensión visual e interpretativa. Por ejemplo, hay homosexuales que no les gusta que se les llame gay, o lesbianas. Quieren una vida tranquila dentro de su orientación sexual, nada de ser la loca del pueblo. Como esos hacen poco ruido, y visten menos decorosos, conocer su orientación es personal. Nadie lo sabe, si la persona no lo dice.