15 octubre, 2005

A mil millas de ser liberal

Me avisa uno de sus más significativos bloggers de que alguien ha atacado la página de Red Progresista y, además, de alguna forma ha intentado hacerse pasar por lo que no es: alguien de o cercano a Red Liberal.

Quiero que quede claro que no hay nada que me parezca menos liberal que cercenar el medio que utiliza una persona o un grupo de personas para ejercer uno de sus más importantes derechos: el derecho a expresar sus opiniones en libertad, esté yo o no de acuerdo con ellas.

Muy pocas veces encuentro artículos que me gusten en la Red Progresista y todavía en menos ocasiones comparto los puntos de vista que allí se exponen, pero eso no hace que un ataque informático que tire abajo su página me parezca justificable, ni decente, ni liberal, ni divertido.

Si alguien ve la existencia de Red Progresista y Red Liberal como un partido de tenis en el que nos tenemos que estar tirando pelotas hasta que uno de los dos caiga derrotado está muy equivocado, ambas redes han sido creadas para defender ideas diferentes e incluso contrapuestas, pero no hay nada más sano para ellas que la existencia de su adversario, que no enemigo.

Por último, lo que más me indigna del asunto es que se utilice la imagen de Red Liberal para hacer algo que está a mil millas de ser liberal. Le pediría, le exigiría por la parte que me toca, al estúpido que ha cometido tal estupidez que no vuelva a usar ese logo para nada y, desde luego, para nada que sea exactamente lo contrario de lo que bajo él yo y otros tratamos de defender.