04 septiembre, 2007

Inmigración, racismo y elecciones

Ya son varias las conversaciones que he tenido con amigos, familiares o simples conocidos supuestamente de izquierdas (y desde luego votantes de partidos de izquierdas como determinados grupos nacionalistas, el PSOE o IU) en las que la inmigración es el elemento fundamental alrededor del cual gira toda la charla y, para mi sorpresa (bueno, en realidad sorpresa no tanta), las posturas que encuentro son de las que, desde el "buenismo" dominante, se podrían calificar como racistas.

Maticemos, que estas cosas hay que matizarlas: no en todos los casos interpretaría yo las opiniones que he escuchado como racistas (en algunos sí, las cosas como son), en la mayor parte de las ocasiones tenían no poco sentido común y hablaban de los problemas que todos podemos ver a poco que no cerremos voluntariamente los ojos: el atasco en los servicios públicos; el crecimiento de la delincuencia y, sobre todo, de determinadas formas de delincuencia; el abuso de los beneficios sociales como las prestaciones por desempleo; los simples choques en la convivencia que casi inevitablemente se producen por el desembarco en nuestra sociedad de tantas personas con códigos de comportamiento y costumbres tan distintos de los nuestros...

Quiero decir con todo esto que es bastante normal que la gente esté preocupada e incluso en ocasiones irritada por estas cuestiones, sea de izquierdas, de derechas o mediopensionista. No se trata de problemas ideológicos sino de asuntos muy reales con los que te encuentras al ir al médico, en la cola del pan o en el metro.

Sin embargo, los partidos políticos parecen muy lejos de entender y tratar de atajar estas cuestiones y, muy especialmente, el discurso que la izquierda está ofreciendo a sus hipotéticos votantes está, creo yo, lejos de asumir esa realidad: todo o casi todo es "interculturalidad", "buenrollismo" y "papeles para todos". Quizá el gobierno ha moderado su postura al respecto en los últimos meses, pero sin perder buena parte de esa retórica y, además, difícil le será convencernos completamente de ello tras la regularización masiva que tan "buenos" resultados ha dado al respecto y tan "excelentes" críticas ha cosechado en toda Europa.

Les cuento todo esto porque este puede ser, en mi modesta opinión, uno de los temas centrales de la campaña de las próximas elecciones generales y también una de las armas que más útiles le pueden resultar a los populares en la contienda electoral siempre, claro está, que tengan el coraje de presentar propuestas valientes y útiles al respecto y no seencojan ante las previsibles acusaciones de extremismo que les caerán desde la izquierda política y mediática, una izquierda que en cualquier caso les va a acusar de fachas aunque el programa electoral del PP incluya la beatificación de todos los que salten la valla de Ceuta.

¿Y que considero yo medidas valientes y útiles? Doctores tiene la calle Génova para formularlas que deberían saberlo mejor que este pobre gacetillero; más que de esta o aquella propuesta concreta creo que han de buscar una serie de reformas que transmitan al electorado la sensación inequívoca de que se quiere luchar contra este problema y, sobre todo, de que se va a hacer con eficacia.

Eso sí, no sé yo si eso de arreglar las cosas será lo suficientemente de centro...

2 comentarios:

Terminator dijo...

Eso es muy viejo.
Lleva pasando años en Francia, la antigua clase obrera que voaba al PCF vota ahora a Le Pen.
A los progres eso les da igual, totalellos son burgueses, millonarios, etc que no compiten por sus trabajos.
El CORRUPSOE tiene una bomba de relojería en sus barrios. Al tiempo.

Anónimo dijo...

visitanos y no extrañes tu tierra latina
www.productosdambo.com
www.mercatolatino.it
http://ristorantenovoandina.com/
www.integrando.info
http://www.latinmarketperu.com/
comida peruana, productos peruanos, videos de tv peruana. etc