05 febrero, 2008

No es que a ZP le de pereza aprender inglés, malpensados

No, no es por pereza, ni porque tenga una relación con los idiomas igual de problemática que la de su amigo Pepiño, ni porque se lo prometiese a su abuelo el francófilo (que igual tiene uno, ya sabemos lo especialito que es con sus abuelos) en el lecho de muerte. No, si Zapatero no se maneja en la lengua de Shakespeare es... para promocionar el uso del español.

O al menos algo así dice en la entrevista que hemos publicado en mi periódico, 20minutos, durante el pasado fin de semana:
O sea que va a esperar a salir de la Presidencia, como su antecesor, para dedicarse al inglés.
Cuando tengo algo de tiempo perdido siempre procuro practicar. Es verdad que también hay que defender el idioma propio. Es decir, es inimaginable que a un inglés se le pregunte: ¿Cuándo va a aprender usted castellano? El castellano es en estos momentos el idioma que más espacios conquista. Pero teniendo el castellano, hagamos todo el esfuerzo por defender que se hable en el mayor número posible de lugares.

Ahí, con dos cojones y un diccionario, con perdón.Lo de las entrevistas-río al presidente se ha convertido casi en un género en esta precampaña: empezó con Zapatero y Pedro Jota entrevistándose mutuamente en El Mundo, La Razón también ha hecho sus pinitos y en la web de 20minutos nos hemos ido hasta las cuatro entregas de una extensa y detallada conversación.

De estos cuatro capítulos "veinteminuteros" (I, II, III y IV) a mi el que más me ha gustado es el tercero, que así como un poco más personal y, aparentemente, intrascendente. Pero ahí, entre esas respuestas de chichinabo sobre esto y aquello, encontramos el hombre sin tanta consigna, sin obispos tras los que guarnecerse y sin el polvo de la batalla política diaria oscureciendo nuestra visión.

Y es en ese entorno casero y cariñoso donde aparece el hombre sencillo y humilde, que reconoce sus defectos y carencias (como el tema de los los idiomas) y no trata de taparlas con excusas vanas; el político llano y campechano que es capaz de acercarse al ciudadano y decirle al oido:

"No soy una persona con vocación por los aspectos gastronómicos más allá de lo que es normal".

¿Se puede ser más cursi?

1 comentario:

D0MINGO dijo...

Pues podría empezar en Cataluña a promover el castellano.