07 abril, 2008

Samaranch, ese gran demócrata

Como era de esperar, y por otra parte era también deseable, la celebración de los Juegos Olímpicos en el corazón de una de las peores dictaduras de la tierra está levantando no poca polémica y hoy las protestas han llegado a uno de sus puntos culminantes: la antorcha ha tenido que ser apagada y, por mucho que ahora quieran arreglarlo, en lugar de la llama de Olimpia en el pebetero pequinés arderá la llama de un mechero (esperemos que por lo menos sea un DuPont de oro y no un Bic).

Sin embargo, uno de los principales culpables (no solo responsable, CULPABLE) del desaguisado y de la vergüenza internacional que todo esto supone está la mar de tranquilo, o al menos eso muestra hoy el señor (es un decir) Samaranch en una interesante entrevista en El País.

Les recomiendo que la lean muy detenidamente, porque es la demostración de cinismo político más descarada que he visto en mi vida y la mejor prueba de lo despreciable que es la camarilla que se ha adueñado de el llamado "movimiento olímpico" desde hace décadas.

Uno de los primeros razonamientos que hace el individuo en cuestión es algo así como "todo es política, pero el COI no se mete en política", o literalmente:

Sería una tontería decir que la política y el deporte no están ligados. La política te la encuentras en todas partes. Pero el COI no es una organización política y los distintos regímenes no son cuestión nuestra.

Dicho de otra forma en el culmen del cinismo:

Cada país tiene el régimen que escoge.

Exactamente, así que como los sátrapas chinos han decidido oprimir a más de mil millones de personas el COI no tiene nada que decir, total ¿a quién le importan las personas? Es obvio que a Samaranch no.

Es importante hacer constar aquí que el periodista le recuerda a Samaranch que la propia carta del COI obliga a hacer una calificación política de las candidaturas que se presenten para organizar unos juegos, pero él, que no niega que eso sea cierto, pasa sobre el tema como sin querer:

Bueno, esto de los derechos humanos es algo muy delicado. Estamos a favor, claro, pero muchos países que acusan a otros de no respetar los derechos humanos deberían mirarse a sí mismos.

¿Se puede tener la cara más dura? Pues sí se puede, vean lo que dice de la censura:

P. ¿Es consciente de que los Juegos se van a celebrar en un país en el que sus ciudadanos no tendrán un acceso libre a la información sobre el evento? R. No creo que sea así. He estado en China y se puede hablar de censura política, pero no hay censura deportiva de ninguna clase.

¿Censura deportiva? ¿Quién será el inventor de tan llamativo concepto? Y más allá de lo estrafalario de la idea... ¿conocen ustedes algún caso histórico en el que la censura política no llegase a prácticamente todos los aspectos de la sociedad y, por supuesto, al deporte? Pues, sinceramente, con los años que tiene y los que lleva moviéndose al máximo nivel, dudo mucho que lo que le pasa al señor (es un decir) Samaranch sea un caso de ignorancia, más bien apostaría a que es simple y llana maldad y desprecio por los valores democráticos y del propio "buenrollismo" que se supone que el COI nos vende en cada fiestecita que monta.

La última: según él se eligió Pekín como sede porque "se quiso premiar a la República Popular China por todo lo que había hecho por el deporte". Lo que me faltaba por oír del mega reino del dopaje, lástima que ya no estemos a tiempo de premiar a la RDA, seguro que a Samaranch le habría encantado.

Por cierto, aquellos que piensen que lo que le van a este señor (es un decir) son las dictaduras de izquierdas se equivocan: le da igual de uno o de otro signo y aquí tienen una muestra de su glorioso pasado "antifranquista":

2 comentarios:

Jorge Castrillejo dijo...

Que se puede esperar de un señor que llegó a Presidente del COI de la mano de la Unión Soviética. Tenía experiencia como delegado nacional de deportes del Movimiento Nacional durante la dictadura de Franco.

LA VIRGEN DEL CARMEN dijo...

como bien dices Carmelo, este señor es un genio del cinismo, la verdad es que con los años que lleva fuera del COI podría taparse un poco y estar calladito al menos.