08 mayo, 2008

Boadella contra la nueva religión: el buenismo ecologista

El espectáculo que Els Joglars estrernarán mañana en Sevilla tiene lo que se podría denominar una pintaza espectacular; y es que en esta ocasión la 'víctima' de la ácida crítica del grupo teatral catalán será... el buenismo ecologista.

Me entero gracias a la jugosísima entrevista que hoy publica El Cultural de El Mundo en la que Boadella es, como casi siempre, tan certero como mordaz al analizar actitudes de nuestra sociedad:

Una de las cosas que caracteriza nuestra época es la impudorosa exposición de fingimientos filantrópicos. Todo el mundo hace gala ante los demás de una infinita bondad, solidaridad, conciencia medioambiental, preocupación por el Tercer Mundo y por la defensa acérrima de cualquier especie animal, sobre todo de gatitos y perritos. Yo creo que esta exhibición es extremadamente impudorosa (...)

Además, destapa también con idéntico tino el significado político que pueden llegar a tener muchas de esas actitudes:

Creo que escudados en la defensa de este nuevo orden puritano, hay que vigilarlo porque se imponen un sinfín de normativas que, bajo el pretexto del bien común, en ocasiones rozan los límites de la libertad del ciudadano. De vez en cuando aparecen cruzadas contra fumadores, bebedores, aficionados a los toros como yo, contaminadores, machistas, conservadores, o simples aficionados a la incorrección política. Hay una especie de intento de derrame filantrópico que consiste en legislarlo todo y me parece que eso es peligroso.

Pero ¿no cree que el Medio Ambiente merece ser protegido?

Sí, claro, el deterioro del planeta es un tema muy serio, pero hay que estar vigilante porque esto puede generar cruzadas y legislar contra la libertad individual

Y, como siempre, dando caña al poder:

A los Gobiernos esta historia les va fantástica. Es una historia en la cual pueden mostrar su buena disposición ante los demás. Aquí hay una de las cosas que resultan más extravagantes: por un lado, se promueve una información alarmista destinada a las masas que amenaza con el cambio climático y la supuesta destrucción del planeta; pero por otro lado, se estimula al ciudadano constantemente para que practique un consumismo compulsivo, el cual, no nos olvidemos, es la causa principal de esta supuesta destrucción del planeta.

Vamos, que la cosa promete, como siempre. Y para ir haciendo boca vayan leyendo la entrevista.

1 comentario:

LA VIRGEN DEL CARMEN dijo...

un crack Boadella, nunca me he reído tanto como en su " Ubu President ", ardo en deseos de ver el montaje en Madrid.