20 octubre, 2008

Quemar después de leer (pero no de ver)

Ayer volví a ir al cine después de muchísimo tiempo sin hacerlo (¿tanto? ¡y más!) y como mi propósito principal era pasar un rato agradable y a poder ser divertido, la película elegida fue Quemar después de leer, la última de los hermanos Coen, que ya me hicieron disfrutar mucho con El gran Lebowsky o Fargo.

Había leído algunas críticas que no hablaban demasiado bien de la película, pero tampoco la ponían demasiado mal, y como el reparto (Pitt, Clooney, Malkovich, McDormand, Swinton) era una garantía de, al menos, ver alguna buena interpretación, con lo que en conjunto parecía una opción razonable para gastarse los casi 14 eurazos que valen hoy por hoy dos entradas de cine.

La verdad es que una vez vista, las reticencias de la crítica se me hacen un tanto incomprensibles, puede que no sea lo mejor de los Coen, pero creo que en conjunto es una muy buena película, brillante por momentos y con tres o cuatro escenas para partirse de risa. La trama es bastante increíble si la miramos objetivamente, pero está tan bien hilada que uno se la traga enterita, de cabo a rabo, a pesar de sus complicados giros y la forma espectacular en la que va enmarañándose.

Del mismo modo, los personajes son exageradas caricaturas con un toque esperpéntico en los que se ha buscado la comicidad más que la credibilidad, pero de nuevo están tan bien interpretados que sustentan perfectamente la trama, nos hacer reír y hasta les compadecemos, les odiamos y, sobre todo, nos admiramos de su absoluta y rotunda estupidez. O más bien de su forma "paralela" de razonar, pues como bien dice una de las frases publicitarias de la película "La inteligencia es relativa".

A este respecto, se ha hablado mucho de la interpretación de Brad Pitt y es cierto que borda el papel de perfecto idiota de gimnasio, pero a mi también me ha gustado mucho el trabajo de John Malkowich, que interpreta a un perfecto idiota de la CIA con problemas con el alcohol y una lengua bastante viperina, un papel con algo más de complejidad y, creo yo, con algo menos de lucimiento fácil y que es lo mejor de la película. Del resto del reparto destacaría a Tilda Swinton, en el papel de una fría y calculadora doctora (una auténtica hija de perra, con perdón); mientras que probablemente lo menos brillante sea, para mi gusto, la interpretación de Clooney.

En fin, una película que en conjunto me parece más que recomendable y que, sobre todo si les gusta el humor negro como a mí, no deberían perderse. Hablando de humor negro... ¿alguien podría explicarme porque cada vez que los Coen "matan" a alguien en una película suya suele resultar tan hilarante?

7 comentarios:

Francisco Jódar dijo...

Me reí mucho viéndola, sobre
todo con John Malkovich (esa conversación con el agente mormón de la CIA...). Manuel Hidalgo la puso a parir en 'El Mundo'. Claro, como no es un bodrio español con nuevas promesas del cine patrio intentando vocalizar... O igual es que es sólo un divertimento. ¡Oh, qué frivolidad!

angel dijo...

A mí y a mi grupo de amigos nos pareció odiosa, lisa y llanamente.

Anónimo dijo...

in my opinion es una d las peores peliculas k e visto en mi vida. me parece insultante lo malo k es el guion y lo aburrida k puede llegar a ser. los 5.50€ k pague ubiera preferido utilizarlos para limpiarme el ojete. mira por donde lo unico k se salva d la peli para mi es el amigo george y k defiendas la interpretacion d brad me parece ofensivo para el cine. los cohen son un par d capullos pretenciosos k se creen los reyes midas del cine pero k realmente convierten en mierda casi todo lo k soban. 1 saludo . salomonrey

Libertariano dijo...

Amigo Carmelo,

he esperado hasta ahora para poder disfrutarla en VO, pero después de leer tus impresiones no me resisto y mañana mismo me voy a verla, aunque sea doblada.

Un saludo

Anónimo dijo...

Amigo anónimo antes de criticar la película aprenda a escribir. Gracias.

Anónimo dijo...

Son excelentes actores todos, incluido Clooney. Humor negro pero de verdad. Al principio es muy lenta y nos dieron ganas de irnos.

Lo que salvo la película es lo siguiente. El esperpento pivota exclusivamente en las tetas que se quiere poner la mujer del gimnasio. Ella quiere sus tetas y lo demás le importa un pito, así se mueran, literalmente, todos a su alrededor. Al final las consigue. Las obsesiones de un necio son peligrosas.

ismael dijo...

joder, yo no entendí el final !! quién filtra las memorias de Osbourne ???

si fuesen tan amables de explicármelo por correo, jajaja

saludos