28 noviembre, 2008

Bombay y más

Aunque he estado en los últimos tres días en unas interesantes jornadas organizadas por Microsoft España y he tenido para informarme bastante menos tiempo que habitualmente dedico a tales menesteres, pero con todo, tanto yo como los demás periodistas reunidos por allí no hemos dejado de enterarnos y de comentar en todas las comidas lo ocurrido, lo que está ocurriendo todavía mejor dicho, en Bombay (no me gusta nada eso de Mumbai, lo otro por lo menos suena a ginebra buena).

La presencia de algunos personajes prominentes de nuestra case política y, muy especialmente, de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre han convertido esta gravísima noticia casi una anécdota sobre la que bromear, pero el nuevo ataque terrorista ha sido tan brutal que incluso se está pasando por encima de la aventura de Aguirre y empiezo a ver por los periódicos análisis más serios.

Además de brutal, es atentado es de extrema gravedad por varias razones: la primera, por supuesto, el alto número de víctimas mortales que ha causado.

Además, hay que señalar, y esto no es baladí, que se trata de una nueva modalidad de atentado que une a su sangriento coste en vidas humanas la creación de una atmósfera de verdadero pánico en una de las ciudades más pobladas del planeta (y no olvidemos que el propósito primero del terrorismo es generar terror) y que, además, supondrá un durísimo golpe para el sector turístico de todo el país, con más importancia en la economía india de lo que podría pensarse.

Más: aunque es pronto para decir esto y espero y deseo equivocarme, este atentado podría conducir a un peligroso proceso de desestabilización en una de las áreas más "calientes" geopolíticamente de todo el mundo. Ya para empezar algunos apuntan al eterno enemigo de India, Pakistán (han disputado ya dos guerras), y a su posible responsabilidad en lo ocurrido.

Y para completar el panorma no muy lejos están lugares tan encantadores como Afganistán o Irán, que tampoco parecen focos de estabilidad que ayuden a rebajar tensiones. No olvidemos, por último, que tanto la India como Pakistán cuentan con un arsenal nuclear...

Vamos, que si yo fuera Obama creo que estaría encerrado en un baño y llorando a moco tendido.

Alrededor de este tema hay otro asunto que me parece relevante: veo en El Mundo de hoy un gráfico en el que se recogen todos los atentados con más de 100 víctimas desde el 11S atribuidos a grupos islamistas radicales. La suma alcanza la aterradora cifra de 7.500 muertos, y hay que tener en cuenta que en países como Irak o Argelia ha habido en esta época decenas o incluso centenares de atentados con menos víctimas, incluso algunos tan recordados como los de Londres causaron "solo" 56 muertes. Quiero decir con esto que la cifra de asesinados por estos presuntos seguidores de Alá en tan sólo siete años es de muchos miles, decenas de miles (no encuentro cifras globales por internet y no tengo tiempo ahora para buscarlas).

Igual va siendo hora de que los musulmanes moderados hagan algo, ¿no creen?

2 comentarios:

Florecilla Silvestre dijo...

Te cojo la mano y me hago con todo el brazo. Abusando de la hospitalidad con que nos cedes la palabra en tu blog, te distraigo de tu argumento. Esperanza Aguirre estuvo cerca del sarado y salió de allí viva. La cosa adquiere un cierto tono anecdótico, como expones en tu segundo párrafo.

Ahora, por favor, dime así a bote pronto, qué opinas de esta viñeta de Romeu publicada en el pais: http://www.elpais.com/vineta/?anchor=elpporopivin&d_date=20081129. Si Leire Pajín hubiese sido sorprendida en idénticas circunstancias, ¿veríamos chistes como ese?

Florecilla Silvestre dijo...

Perdón, creo que éste es el enlace correcto:
http://www.elpais.com/vineta/?d_date=20081128&autor=Romeu&anchor=elpporopivin&xref=20081128elpepivin_2&type=Tes&k=Romeu

Corresponde a la viñeta de Romeu del Viernes 28