28 noviembre, 2008

El crucifijo y el pañuelo

Aunque se me ha pasado un poco el arroz (llevo una semanita...) no quiero dejar de comentar el excelente artículo que Pilar Rahola publico anteayer en La Vanguardia sobre la retirada de los crucifijos en las escuelas. La peculiar política (o periodista o lo que sea a estas alturas) plantea el tema con una perspicacia y una profundidad poco habituales y se hace, por ejemplo, algunas preguntas interesantes:

De entrada, no acabo de entender que un crucifijo sea un terrible signo de intolerancia, y un pañuelo en la cabeza de una niña musulmana sea una demostración de tolerancia. ¿Cómo pueden sostener los adalides de la multiculturalidad que la tolerancia hacia otras religiones no sirve para la religión católica? Me responderán que no es lo mismo usar un símbolo religioso de forma individual, que hacerlo como referente colectivo. Cierto.

Que remata con afirmaciones de no menor interés:

Pero tampoco es lo mismo una sociedad que lleva dos mil años siendo católica, y que rebosa de simbología cristiana por todos lados, que otras religiones recién llegadas. Y la inquina contra todo lo católico se respira, precisamente, en ambientes que están encantados con celebrar cualquier festividad islámica, porque resulta muy progre-sostenible.

Vamos, que sería una pena que se lo perdiesen.

9 comentarios:

Javi R. dijo...

No le falta razón a Pilar Rahola, casi nunca le falta de hecho, pero tiende a mezckar churras con merinas.

Yo no me sentiría ofendido porque hubiera un crucifijo en un aula de un colegio público, pero sinceramente, es un símbolo en el que no creo y pienso que no pinta nada ahí puesto.

Alfredo dijo...

"¿Cómo pueden sostener los adalides de la multiculturalidad que la tolerancia hacia otras religiones no sirve para la religión católica?"

Porque no hay neutralidad: porque precisamente el gobierno de España está empeñado en perseguir a los cristianos y a sus símbolos para que no quede oposición a los otros planes que tienen: imposición de la homosexualidad, (y otros modelos igual de inmorales para los cristianos). El objetivo es el mismo: cargarse la tradición y la nación.

Anónimo dijo...

Pilar Rahola chochea,el prohibir llevar el velo seria como prohibir que los cristianos llevaran un crucifijo del cuello,es una decision personal e inviolable que no somos nadie para reprender,otra cosa es que crucifijos presidan aulas en España,o en analogia al velo,que se obligara a los escolares a llevar velo,o es que tambien vamos a prohibir que una mujer vaya de luto?,por favor ,un poco de logica,y que conste que no me gusta lo del velo,pero si lo llevan voluntariamente?

Alfredo dijo...

"anónimo":

Ud. olvida que en las aulas ahora no presidirá la cruz de Cristo sino el relativismo, el laicismo, y lo anticristiano.

Es una vergüenza lo que está ocurriendo y le aseguro que los cristianos no nos vamos a quedar calladitos y sumisos ante esta agresión, máxime cuando ya en la ONU se contempla una resolución que prohibirá a los gobiernos blasfemar contra las religiones.

Los colegios cada vez más se parecen al programa ese de "física y química." Un verdadero escondite de todos los que "tienen ganas" de cargarse lo poco de tradición que nos quedaba.

¿Por qué ustedes no tienen un problema con que presida la inmoralidad anticristiana en las aulas y sí les parece mal una cruz?

Por esa regla de tres, el estado debería también acabar con los festivos como Navidad...ya que son religiosos. ¿aboga ud por eso?

¿No verdad? Todos se apuntan a los festivos cristianos.

octopusmagnificens dijo...

Nuestra sociedad no rebosa simbología católica por ninguna parte. El cristianismo en general y el catolicismo en particular es un culto decaído y decadente en toda Europa. Se encuentra en vías de extinción, y cuanto antes lo enterremos será mejor para una sociedad que inevitablemente se volverá más culta e ilustrada. El cristianismo no resucitará. En este siglo extirparemos el cáncer de la superstición y el fanatismo irracional cristiano. El verdadero enemigo será el musulmanismo, que es más fuerte y arraigado.

Javi R. dijo...

Muy divertido eso de imponer la homosexualidad, porque es una broma, ¿no?

Alfredo dijo...

Javi: no, no es ninguna broma. En Murcia por ejemplo van a presentar una obra y un acto de sodomia con dinero público. Me encantaría que todo esto fuese una mala pesadilla pero desgraciadamente no lo es.

Octopus:

Vergonzoso las equiparaciones que hace. Que Dios le salve y le haga arrepentirse de su maldad.

Retroferran dijo...

Pilar Rahola no se equivoca, aunque el equilibrio está en que la práctica de la religión pertenezca al ámbito privado, sin estar prohibida su manifestación ni financiada por el estado. La Europa laica, y el Ocidente laico, al fin y al cabo es un hecho (positivo) y lo que hay que cuidar es que la práctica de las religiones (incluso en el ámbito privado) no se salte a la torera las leyes vigentes.

Pedro dijo...

Pilar Rahola está haciendo artículos espectaculares. La verdad es que me quito el sombrero. Este es unico, valiente y brillante. Nunca habría dicho,hace años, que me parecería una analista tan fina, pero lo es.