28 enero, 2010

Me gusta el iPad

Ayer miércoles escribí una columna de urgencia en Libertad Digital tras seguir, por una internet medio colapsada de expectación, la presentación del iPad de Apple.

No voy a entrar en detalles aquí (si los desean los tienen en el artículo en LD) pero sí les diré que el trasto me ha encantado y me parece que puede marcar un interesantisimo futuro tanto para una nueva generación de dispositivos como, y sobre todo, para una forma diferente de disfrutar de la información, el ocio y la cultura.

Por supuesto quedan dudas, la principal de las cuales, al menos desde el punto de vista de mis intereses personales, es si la pantalla LED permitirá o no una lectura cómoda de libros. En cualquier caso, no parece descabellado pensar que se trate de un dispositivo que pueda satisfacer a lectores más o menos "normales" (la persona que lee un rato en el metro y un poco más antes de dormir) y la tinta electrónica siga siendo la opción para los "heavy users" que pasan varias horas al día ante sus libros.

También está el precio, excesivo para algunos y realmente cantidades serias para algo que no va a ser una herramienta de trabajo (excepto en circunstancias muy especiales, claro), pero conociendo la historia de Apple y el perfil de muchos de sus usuarios creo que están en una banda que no impedirá que sea un éxito de ventas.

Y, por último, está el tema del coste de la conexión (me cuesta mucho pensar en el iPad sólo con su conexión wi-fi) que en este caso tiene el problema de no sustituir a una cuenta que ya se paga, como en el caso del iPhone. No obstante, si no se ofrece a un precio disparatado creo que la gente acabará pagando... al menos los que puedan, claro.