30 enero, 2010

¿Y si a los lectores de hoy no les interesa el periódico del mañana?

Vaya por delante que, como persona civilizada que soy (y si no fuera por eso sería por un absolutamente egoísta interés corporativo) no me alegro lo más mínimo de lo que ha ocurrido sólo en unos meses con Soitu y Factual: menos negocio, menos puestos de trabajo, menos ideas expresándose por ahí y más gente en paro que es lo peor de todo.

Sin embargo, también me parece que, como gremio, nos van pasando las cosas y no aprendemos nada de ellas. Ya con la defunción de Soitu y durante semanas tuvimos que aguantar un coro de plañideras que ensalzaron hasta la extenuación, con algunas razonadas y enriquecedoras excepciones que sí profundizaron un poco más, un medio que al fin y al cabo no logró sus objetivos.

Ahora con Factual, cuyo fracaso hasta el momento ha sido todavía más estrepitoso si cabe (y si a partir de ahora no fracasa, cosa que deseo, el éxito será el de otro Factual), volvemos a ver algo similar: que malos son los propietarios y financiadores de periódicos que no se dan cuenta de los torrentes de talento y calidad de sus deficitarios medios y los cierran.

Hombre, yo no es por joder, pero quizá los malos (por mantas) somos los periodistas, que nos lanzamos a piscinas conceptuales y creativas sin comprobar previamente si hay suficiente agua para prevenir el descalabro y luego pasa lo que pasa…

Aunque se trataba de dos medios muy distintos, en mi modesta opinión Soitu y Factual coincidían en una cosa: de alguna forma ambos venían a enseñarnos a todos los demás cómo se hace el periodismo del S XXI, los dos eran el periódico del mañana, pero no parece que hayan logrado muchos lectores del hoy. En resumen, que la innovación absoluta (aunque Soitu tampoco me parecía tan innovador, la verdad) no ha logrado atraer la suficiente atención del público, que la modernidad periodística ha acabado teniendo más de moderna que de periodística.

No quiero con esto decir que los periodistas debamos renunciar a innovar, por supuesto, pero sí creo que futuros intentos de lanzar nuevos medios quizá deberían confiar algo menos en su propia genialidad y prestar algo más de atención a lo que está ocurriendo ya en el mercado, a los que, quizá con propuestas menos brillantes y glamurosas, sí logran el suficiente favor del público como para al menos sobrevivir.

Quizá a los lectores del hoy no les interesa el periódico del mañana; o quizá no les gusta lo que los periodistas desde nuestro pedestal pensamos que será el futuro del periodismo; quizá en lugar de ir soltando genialidades por foros varios y lanzar productos que prácticamente solo entendemos nosotros lo apropiado sea ir pasando del hoy al mañana de la mano de los que nos leen, nos comentan y nos critican; quizá tengamos que creernos un poco menos buenos; quizá se nos ha olvidado que, antes que gurús de la información en red y del mundo dospuntonosequé somos periodistas, es decir, gente que hace periódicos no con intención de demostrar esto o lo otro o revolucionar lo de más allá, sino para que otra gente los lea.

4 comentarios:

Komi dijo...

Hola Carmelo, tienes toda la razón, los experimentos son experimentos, y cuando se lanzan al mercado, es porque han pasado la fase "experimental". Aún con todas las garantías de haberla pasado, hay que hacer un test de mercado y luego echar toda la carne en el asador.
En fin, mucha suerte a todo concepto que se lance nuevo al mercado, que le echan un par... pero que le pongan cabeza también se agradece, sobretodo sus bolsillos y las ilusiones de los trabajadores que se entregan al proyecto.

jorge dijo...

Y además otra cosa: suelen jugar a dos barajas. Protestan el valor de su trabajo y a la vez quieren jugar al mercado. Pero en el mercado es el intercambio el que determina el valor y no al contrario.

Anónimo dijo...

Sí, el mercado está muy bien. Y luego también ayuda que seas palanganero de Esperanza Aguirre, te den publi institucional y te regalen licencias.

Anónimo dijo...

"Y luego también ayuda que seas palanganero de Esperanza Aguirre, te den publi institucional y te regalen licencias."

Tampoco las van a esperar del sectario de Zapatiesto ¿no?

Y las licencias, pues lo mismo, mejor repartir que se als lleven todas los amigos de Zapo.

Sois bastante fascistas los progres, la verdad.