15 febrero, 2005

Cristina Carbona nos anuncia el fin de la civilización (por lo menos)

La Ministra de Medio Ambiente y Fotografía y Modelaje Sobre Pieles ha hecho unas declaraciones tremendas en las que explica que a finales de siglo hará una calor insoportable, nos quedaremos sin playas y sin chaletes en las ídems y, por si esto no es suficiente, se nos comerán los bichos y las infecciones transmitidas por garrapatas (supongo que esto último debido a que no habrá agua para lavarse e iremos todos como hippies).

Tan demoledoras y nostradámicas previsiones son las conclusiones de un estudio que ha realizado por la Universidad de Castilla La Mancha, en el que han participado 400 investigadores y que ha coordinado un señor que es catedrático de ecología. Yo pensaba que los hombres del tiempo eran meteorólogos, pero se ve que no, supongo por tanto que el próximo estudio sobre bichos se lo encargarán a un catedrático de enología, así por lo menos nos echamos unos chatos.

Lo bueno del informe, desde mi punto de vista, es que parece ser que la cosa va a ocurrir o sí o sí, por lo que creo que es una buena razón para que, en un movimiento estratégico que podríamos denomina como “momento de perdidos al río” aprovechemos para cargarnos el Protocolo de Kioto y disfrutemos en plan salvaje de lo poco que nos queda.

Más información aquí, aquí y, sobre todo, aquí.