10 marzo, 2008

¿Y ahora qué hará ZP?

Vamos a seguir con el análisis de la cosa electoral que espero que nos de para varios días. Si puedo, mañana me gustaría trasladarles mis reflexiones sobre el futuro del PP, pero antes vamos a hablar de lo que es previsible que ocurra en el otro bando, en el partido vencedor y, por tanto, en el gobierno.

El resultado de ayer otorga a Zapatero una mayoría lo suficientemente amplia para gobernar en solitario, con 169 diputados se pueden aprobar la inmensa mayoría de las leyes que se presenten y, para aquellos proyectos concretos que necesiten un apoyo más amplio, tampoco le será difícil llegar a acuerdos puntuales con unos o con otros.

Esta opción me parece mucho más plausible que un pacto a largo plazo con CiU, que para el PSOE supondría complicarse la vida en Cataluña sin excesiva necesidad y que tampoco está muy claro qué podría aportarles a los convergentes.

Es obvio, además, que ahora el PSOE podrá imponer otras condiciones en las negociaciones, aunque esto también dependerá de que los partidos pequeños aprendan la lección y se den cuenta de que el apoyo incondicional que le han prestado estos años y su participación en el "cordón sanitario" les han salido muy caros. Si bien tampoco hay que descartar que, vista la agudeza que han mostrado líderes como los de IU y el apego que todo político español tiene por las proximidades de la poltrona, sigan suicidándose con el esmero hasta ahora demostrado.

En cualquier caso, el gobierno tendrá como decimos bastantes posibilidades a la hora de escoger sus pactos, así que podrá decidir que orientación básica quiere darle a su política: si más moderada y buscando consensos con la mitad del electorado que supone el PP, como algunas de las declaraciones de Zapatero ayer y hoy podrían querer sugerir; o si en la misma línea más a la izquierda y en franca confrontación con los populares que les ha dado, al parecer, bastante buen resultado.

En mi opinión, y lamento que así sea, seguirá como hasta ahora o incluso más radical si cabe, como ya decía ayer hay casi un millón de votos de IU que están prestos a ser engullidos, pero para ello habrá que dar cumplida satisfacción a sus demandas muy a la izquierda de lo que en toda Europa se entiende con socialdemocracia.

¿En qué se puede concretar esa tendencia? Pues para empezar en un importante incremento de lo que se llama "(mal) gasto social", especialmente terrible ante el panorama económico que se nos presenta; pero también se materializará en mantener alguna de las líneas "ideológicas" que han caracterizado estos cuatro últimos años: enfrentamiento directo con todos aquellos que discrepen como la Iglesia o la AVT; medidas supuestamente sociales pero puestas en marcha con intención de dividir (el aborto libre y gratuito o la eutanasia son los primeros ejemplos que me vienen a la mente); o una política exterior con el mal regusto izquierdista y "dictadurófilo" que hemos visto en la ya pasada legislatura.

Por supuesto, esto será una importante desgracia para nuestro país, pero como lo importante para el PSOE (y para un 44% de los españoles, como mínimo) es contar con un bonito y estiloso gobierno progresista que nos vaya dando orgasmos democráticos se puede esperar cualquier cosa y, francamente, muy poco de bueno.

3 comentarios:

Liberal Hispano dijo...

El psoe terminará necesitando a los populares ante los resultados catastróficos del destrozo por él causado, que serán evidentes en los próximos trimestres.

Demolición alocada de la construcción, con Zapatero y PSOE dentro

Israel "Yojimbo" Nava dijo...

Y luego irán por internet y subirán el canon, ese que nos considera a todos ladrones con pena preventiva. Y yo pensando que las cosas preventivas no les gustaban.

Muy mal pintan estos cuatro años.

Muy resistentes nos tenemos que hacer.

Clausius dijo...

Sobre lo de "engullir" los votos que quedan a IU, yo no lo veo tan claro. Deben andarse con cuidado, porque creo que ha habido un traspaso muy importante de votos del PSOE al PP y a UPD, los mismos que ha ganado gracias a IU, ERC y demás.

Un acercamiento a los restos de IU acrecentaría la pérdida de votos por otro lado. Y esaes una de las razones para ser algo optimistas que nos han dado los resultados del domingo.