04 febrero, 2009

Cinco años dando el coñazo

Tal día como hoy del año 2004 nacía este blog que están ustedes leyendo, fruto en parte de la casualidad, en parte del consejo de un amigo y en parte de cierta iluminación súbita que me dijo eso me iba a gustar. Efectivamente, me ha gustado.

Leo los primeros y titubeantes post que escribí y me asombro de lo mucho que han cambiado las cosas desde entonces: en el plano político, en el económico, en el social... Cinco años no son tanto tiempo, la verdad, pero pienso en febrero de 2004 y parece otra vida en otro mundo, no me pregunten si mejor o peor porque creo que saben la respuesta.

También un servidor de ustedes ha cambiado no poco, en parte por culpa de (o gracias a) este pequeño rincón de internet, en parte por cuestiones afortunadamente muy alejadas de todo lo que aquí podemos ver como el nacimiento de mi primera y única hija, Laura, que eso sí que es un cambio. En conjunto, los años en los que este blog y ustedes me han acompañado han sido difíciles, con momentos muy duros, también con momentos muy buenos y con un resultado que sólo puedo calificar como positivo.

Lo más sorprendente de todo, no obstante, es que tras cinco años, unos 1.300 post, y cerca de 380.000 páginas vistas siga contando con unos pocos lectores que se interesan por las chorradas que escribo.

Muchas gracias a todos y nos vemos dentro de otro lustro.

6 comentarios:

Maite M. dijo...

Felicidades Carmelo por estos 5 años.
Per molts anys!!!

Besos para las nenas. Maite y Pepe

Policronio dijo...

Carmelo: Muy feliz aniversario.

Recordarás que empezamos casi al mismo tiempo. A Batiburrillo le quedan dos meses para cumplir el lustro.

Era cuando los de Red Liberal nos leíamos todo de todos y discrepábamos con más estilo. Uno siente cierta nostalgia.

gonzajda dijo...

la verdad es que como dijimos algunos hace tiempo " te pega tener un blog " Felicidades Carmelo !

v. gago dijo...

Apreciado Carmelo: felicidades por este aniversario. Alguien me dijo una vez que mantener un blog es una responsabilidad tan fatigosa y delicada como cuidar a un bebé. Nunca sabes cuándo, en qué momento del día o de la noche, va a reclamar tu atención para que lo alimentes, lo abrigues o le alivies de una fiebre. Es instintivo y egoísta, no acepta una negativa ni que te demores, no le gusta la niñera, y a veces quisieras entregarlo a la inclusa. Pero también hay ocasiones en las que la criatura te regala una felicidad inefable, lo ves crecer, cambiar, y cuando miras atrás y sigues el rastro de los días, si has sido honesto y lo has cuidado bien, como es tu caso, verás un discurso coherente y con sentido, un ser que se te parece y piensa por sí mismo. Sigue cuidándolo. Enhorabuena, querido colega.

Diego González dijo...

Muchas felicidades. Cinco años de bitácora en línea bien merecen una celebración.

Komi dijo...

Amigo, como pasa el tiempo!!! Parece que fue ayer :-)
Solo puedo darte mi enhorabuena y elogiar el trabajo que haces con tu blog. Esa constancia demuestra que vales para esto y creo que este blog te ha dado todavía más de lo que tu le has dado, que ya es. Eh? :-)

Un abrazo.