25 febrero, 2009

El "tío la maza"

Aunque creo que se va a hacer famoso como "el tío la maza", su nombre real es Emilio Gutiérrez y muchos españoles hemos sentido desde ayer una tremenda simpatía por él, por su valentía y por su reacción cuando ha sido agredido; una reacción colérica, enrabietada y poco meditada, pero también valiente, con no poca justicia y, sobre todo, con la claridad que muchas veces se echa tanto en falta en el País Vasco: a Emilio le han destrozado la casa, tiene muy claro donde están los culpables y allí se ha presentado.

Tiene uno sentimientos y reflexiones encontradas respecto al "tío la maza": por un lado la violencia me genera el lógico rechazo, aunque sea contra las propiedades de una pantilla de hijos de puta; por el otro, me parece que lo que ha hecho Emilio es tan justo, tan comprensible y, sobre todo, tan eficaz en la lucha contra la violencia diaria y constante que padece una parte importante de la población vasca que resulta difícil no aceptarlo y casi jalearlo.

Y es que estoy seguro de que si el ejemplo del "tío la maza" cundiera en las calles y los pueblos de el País Vasco, si los etarras y todos aquellos que los justifican, los apoyan y los ayudan sufrieran en sus negocios un poco de lo que ellos provocan en los demás, si su vida diaria estuviese llena de problemas provocados por la violencia y el miedo en lugar de allanada por el matonismo tribal que les hace los amos de la calle, el mal llamado "problema vasco" estaría mucho más cerca de acabarse.

Lo vimos hace unos cuantos años, cuando los ciudadanos de Ermua también fueron a buscar a las herriko tabernas a los responsables de lo que hicieron con Miguel Ángel Blanco, entonces fue el PNV el que corrió a desactivar la protesta ciudadana y salvó a la organización terrorista para poco después aliarse con ella en Lizarra; ahora, ante una reacción individual pero igualmente desesperada son los propios etarras los que han actuado con rapidez y tratan de acojonar a Emilio Gutiérrez y todos los "tíos de la maza" que puedan surgir tras él.

Lamentablemente, dudo mucho que veamos muchas escenas más como las que nos ha proporcionado "el tío la maza", pero al menos podremos contar que un día un vasco llegó al límite de su paciencia y dignificó un poco a sus conciudadanos. Y, por supuesto, también podemos disfrutar de esta escena:

8 comentarios:

Sentenza dijo...

Con dos cojones (y una maza)

Anónimo dijo...

Mi total apoyo a Emilio Gutiérrez... y que cunda el ejemplo de valentía.

En las Vascongadas sobran toda las casas de la chusma nazionalista. Desde los templos donde se festeja el odio nazi (herriko tabernas), hasta las sacristías de los sotanas vascos donde en caso de emergencia se esconden y les bendicen... hace tiempo que debían de haberse cerrado, y a sus dueños y representantes de las mismas, metidos en la cárcel hasta justo el día que pidieran la eutanasia... o mejor aún el suicidio públicamente asistido.

Estos nazis con y sin sotana, no se merecen menos "justicia"... Es decir, la propia que han hecho.

Pablo el herrero

JotaEle dijo...

El video es una delicia, aunque más la primera parte que la segunda, donde se lo lleva la pasma.

Yo he intentado imaginarme en la situación de Don Emiliano y creo que su arrebato de ira puede haber sido provocado por cómo le haya tratado el Consorcio de Compensación de Seguros -notorios por la racanería en los arreglos en casos así, por lo que he sabido- en relación con los destrozos en su casa. Si es así, no deja de sorprenderme gratamente que su enfado haya estado dirigido hacia los verdaderos responsables, y no hacia las oficinas del Consorcio, que seguramente hubiera tenido únicamente las consecuencias penales de rigor, y no, como ahora, que tiene, además, a todos los cachorros nazis detrás llamándole 'fascista'.

Anónimo dijo...

ARRIBA LOS VASCOS DE BIEN!!!
AL DESTIERRO aquellos que pretenden imponer con violencia sus deseos de independencia.
Ignorantes, palurdos, imbéciles, ASESINOS y COMPLICES de asesinos muchos de ellos, cínicos, hipócritas, mentirosos, paranoicos... La pena que aún hay demasiado vasco engañado por el nacionalismo vasco, ahora Ibarretxe dice ETA CAMPORÁ, o como se escriba, le queda de puta madre, lo que no se da cuenta la gente es que no es más que una frasecita para conseguir electores, votos, cuando resulta que ha estado chupándole el culo a los terroristas todo el resto de su legislatura, y a éstas alturas aún defiende el diálogo con los terroristas... dios mío, qué nivel de bajura política y personal. Como si no supiéramos todos las consecuencias de dialogar o negociar con terroristas, joder!!! por algo se les llama terroristas, si no se llamaría de otra manera.
Todo mi apoyo a Emilio Gutierrez, y a todas las personas que diariamente plantan cara a los "cabezapiedras" del país vasco, estoy seguro que cada vez serán menos, y más los vascos de bien.
EMILIO MOLA MAZO!!!

Anónimo dijo...

No seré yo quien aplauda la violencia como solución a ningún problema, pero tampoco seré quien niegue el derecho a pataleta de cualquier ciudadano perjudicado gravemente (o no) por la incapacidad e/o inoperancia de los diferentes poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) y administraciones por un lado y por la connivencia política de muchos e incluso ciudadana de algunos, por otro.
Lo realmente importante de este nuevo capítulo es que aun quedan personas, SÍ, TAMBIÉN EN EL PAÍS VASCO, EUSKADI, EUSKALERRIA, o como leches se le quiera llamar ENTRE TODOS, dispuestas a no dejarse imponer, por la fuerza, ideas o modelos de sociedad. Dispuestos a trabajar y darlo todo, incluso arriesgando su propia forma de vida y su seguridad por defender sus principios de Paz y Libertad.
Emilio no ha destrozado una herriokotaberna. Emilio lo que ha golpeado es el nivel de consciencia (decir conciencia me resulta excesivo) de los proetarras, haciéndoles ver que no solo no tienen el apoyo para ellos más importante, que es el de los propios vascos, sino que además, por la fuerza no van a poder callarles ni hacerles cómplices. Estoy convencido. La maza de Emilio ha hecho más a favor del fin de ETA en 5-10’ que otras medidas políticas-policiales en varios años, necesarias también, por supuesto.
Está claro, la única y definitiva solución para acabar con la violencia de ETA y cía. es que haya muchos más vascos como Emilio. Pero no que golpeen con mazas en las herrikotabernas. Sino que golpeen su violencia y su intolerancia, EN LAS URNAS Y CON VOTOS a partidos comprometidos inequivocamente con la Democracia, no a mercaderes de intereses que pescan en ríos revueltos.
Este mismo fin de semana hay una nueva oportunidad de hacerlo realidad. Esperemos que en esta ocasión, definitivamente los ciudadanos ejerzan con fuerza su poder, premien a los comprometidos y castiguen a los perniciosos. Y que los partidos y los diferentes políticos sepan estar a la altura de las exigencias ciudadanas.
¡FELIZ FIESTA DE LA DEMOCRACIA!

Anónimo dijo...

Hay que prepararse.

ZP y su panda consideran a Otegui un hombre de paz, y a nuestro Emilio un violento. No me cabe duda de que a pesar de los atenuantes que pueda encontrar un Juez, a Emilio le condenarán (no a 8 años, por supuesto)

Y para ese momento, tenemos que estar preparados todos los españoles de bien, para pedir el indulto.

Que sea un clamor, que ZP se vea incapaz de decir que no. Por que Emilio no se merece pisar la cárcel.

Y la indemnización que les tenga que pagar, y que espero cubramos entre toda España, se la vayan embargando las Víctimas del terrorismo, para qeu nunca les llegue a los Etarras hijos de puta.

Luis María dijo...

Emilio,
Si me necesitas llámame.
Luis María Cuadro Pina
26.436.242 L
696188961

Ricardo dijo...

Un aplauso y todo mi apoyo para Emilio Gutierrez.
Yo no comparto sus ideales, sabiendo que es socialista, pero tenemos una meta común: el final del terror en Vascongadas (me niego a llamarle país vasco).
Pero quiero hacer una reflexión a todos:
Este "héroe espontáneo" que ha salido a vengar la destrucción de SU propia casa, ¿lo hubiese hecho por algún vecino?. Lo dudo.
En Vascongadas, la triste realidad es que obedecen al fenómeno de acción-reacción, sólo si "te tocan algo tuyo".
Recuerdo el todavía reciente asesinato del empresario Ignacio Uría y como sus compañeros de tute se reunieron como todos los días en la misma mesa, con la única diferencia de que fue otro quien ocupó el lugar del asesinado.
Da que pensar, ¿no?.
http://ricardo-eraseunavezespana.blogspot.com/2008/12/eta-asesina-tiros-en-uno-de-sus.html