01 marzo, 2009

El grupo Hearst se apunta a la tinta electrónica... ¿Revolución en la prensa mundial?

A muchos puede parecerles paradójico que el lector de libros que hasta ahora ha logrado un mayor éxito en el mercado no haya sido fruto del esfuerzo de una gran compañía especializada en tecnología como Apple o Sony sino de una "simple" tienda en internet: el Kindle de Amazon.

Ahora parece que la paradoja puede incluso hacerse mayor, ya que la nueva gran empresa que anuncia su irrupción en el mundo de los reproductores electrónicos de textos es Hearst Corporation, propietaria periódicos, de algunas de las revistas más conocidas del mundo, de cadenas de televisión... en definitiva, uno de los mayores conglomerados de medios de comunicación del mundo.

Según leo en Fortune la compañía ha anunciado que lanzará un dispositivo basado en la tecnología e-Ink (la tinta digital de todos los dispositivos de lectura electrónica actuales) pero con algunas diferencias entre las que destacan tres: una pantalla cuyo tamaño se acercaría al de un folio y sería, por tanto, mayor de las habituales actualmente de seis pulgadas; la capacidad de conectarse de forma inalámbrica a internet; y un formato semirígido, quizá plegable, en la línea de la propuesta todavía nonata de Plastic Logic.

Al parecer el producto se está diseñando teniendo en mente el mercado de las publicaciones periódicas (revistas y periódicos) y no el de los libros, de ahí el mayor tamaño de pantalla. El modelo de negocio pasaría por comercializar el dispositivo a través de las editoriales y retener un porcentaje de los beneficios que éstas obtuviesen vendiendo a través del aparatito sus propios periódicos y revistas. Incluso permitirían que las empresas implicadas en el proyecto desarrollasen sus métodos particulares de pago y lanzasen el lector con su propia marca.

Puede parecer una fanfarronada o el típico anuncio de un producto que al final nunca acaba de llegar, pero hay que tener en cuenta que Kenneth Bronfin, que es el máximo responsable de la división multimedia de Hearst, ha asegurado que este tipo de dispositivos "será una parte importante de nuestro futuro" y que él mismo Bronfin gestionó inversiones de Hearst hace ya diez años que dieron lugar... al nacimiento de la tinta electrónica.

A primera vista diría que se trata de un producto que puede revolucionar el mundo del periodismo y que, preparense, podría estar en el mercado este mismo año.

Vía FayerWayer.