01 marzo, 2009

Gran victoria de Núñez Feijóo y éxito envenenado para Patxi López

El primer análisis de la doble cita electoral de esta noche pasa por un resultado absolutamente claro y diáfano: en Galicia el PP ha arrasado y Núñez Feijóo será el próximo presidente de la Xunta; y por otro que abre una cantidad inusitada de interrogantes para el futuro y que hace a estas horas poco menos que imposible prever quién será el próximo lehendakari: ¿Ibarretxe, Josu Jon Imaz, Patxi López?

Mientras tanto, además de Feijóo y el propio Rajoy como claros ganadores en Galicia, la noche electoral deja un reguero de derrotados que encabeza Touriño, que ha recibido una bofetada fenomenal del electorado: perder un 3% de apoyo y cerca de 80.000 votos después de haber controlado durante 4 años el poder, los medios públicos y los resortes presupuestarios es un fracaso de primera. Y tampoco está mal el resultado del BNG, que ha perdido un par de puntos y cerca de 50.000 votos que se han ido, al menos en parte, montados en yate.

Digo que el propio Rajoy es también ganador en Galicia, creo que hay que reconocérselo así: igual que un mal resultado sería también en buena parte responsabilidad suya como hemos dicho antes de la campaña, más aun después de su altísima implicación en ella.

Por cierto, hay un dato que tampoco puede dejar de comentarse: la participación ha sido altísima y eso no sólo no ha perjudicado al PP sino que le ha dado una victoria más holgada de lo que preveía la más optimista de las encuestas. A ver si la abstención no va a ser tan amiga de los populares como quieren hacernos creer...

País Vasco: ¿Y ahora qué, Patxi?

En el País Vasco la cosa es mucho más complicada, el ganador ha sido Ibarretxe, que ha logrado fagocitar todo el voto de EA (gran noticia, por cierto, tras la enloquecida deriva extremista de este partido, que prácticamente desaparece al quedar sólo con dos escaños, igual que la EB (IU) del infame Madrazo que se queda sólo en uno). Pero la formación de un gobierno está mucho más complicada y sólo hay dos sumas lógicas que ofrezcan un resultado suficiente: la de PNV y PSE, por un lado, y la de PSE, PP y UPyD por el otro.

Así las cosas, podríamos quizá afirmar que el verdadero ganador es Patxi López, que es el único que está en todas las quinielas, pero es una victoria con no poco veneno en su interior y en este momento creo que el propio líder del PSE debe estar muy lejos de sentirse totalmente satisfecho, como probablemente apunta el hecho de que todavía no ha salido ante los medios a dar su visión de los resultados (justo acabo de escribir la frase y sale en la tele, cosas del directo, pero esto no quita que ha sido el que más ha tardado en hacerlo).

Patxi afirma querer liderar un cambio y ser lehendakari, algo que se me antoja muy difícil con un PNV que le ha sacado casi 8 puntos de ventaja y tiene 6 escaños más, mientras que el otro lado de la suma pasa por aliarse de un modo u otro con el PP, al que el líder del PSOE no le tiene demasiada simpatía, y a estas horas de la noche también con UPyD, partido al que
imagino que Patxi odia de forma minuciosa.

En este sentido, me parece fundamental que el PSE se adjudique o no su 25º escaño (Patxi López anuncia que "con el voto exterior" lo lograrán) ya que de él depende que el apoyo de UPyD sea necesario o no para dar lugar ese gobierno no nacionalista, y eso pone más difícil la previsible encerrona que estoy convencido que el PSE intentaría hacer al PP: lograr su apoyo a cambio de nada poniendo a los populares en la tesitura de ser los responsables de que llegue o no el cambio en el País Vasco.

Si ese escaño de UPyD es necesario esta maniobra será mucho más complicada y lo que sería extremadamente difícil de vender sería que el PSOE
, una vez más, entregase el gobierno vasco al PNV, ya sea a Ibarretxe o a otro, en una fórmula que, además de que ya tuvo efectos prácticamente letales para el PSE no hace tanto tiempo, creo sinceramente que los tendría ahora no sólo en el País Vasco sino en buena parte de España.

Del mismo modo, un gobierno con el PP y UPyD en el País Vasco (o solo con el PP) es muy probable que supusiera una enorme incomodidad a Rodríguez Zapatero, al que además de hacer la vida mucho más compleja en el Congreso de los Diputados desbarataría buena parte de su estrategia de aislamiento de los populares que tan bien expresada quedó en el famoso Pacto del Tinell.

Buenos resultados.. ¿de qué PP?

Es obvio que el resultado en conjunto es bueno para el PP, por un lado la fenomenal victoria en Galicia y por otro un resultado en el País Vasco menos malo de lo que se esperaba y que, paradójicamente, les coloca en posición de entrar en el gobierno por primera vez en su historia.

Es obvio también que esto refuerza, al menos por ahora, a Rajoy, pero creo que hay que recordar que el cambio que se ha dado en las encuestas en las últimas semanas ha coincidido, oh casualidad, con la aparición de un PP más duro, más directo y menos "pa ayudar", de un PP que a ratos ha hecho hasta oposición y que, cuando se ha visto acorralado por los cazadores con y sin toga, ha reaccionado y se ha decidido ha luchar, defenderse y hasta atacar.

Dos notas para terminar: entre los grandes derrotados de la jornada hay uno que destaca de forma singular y eso que, aparentemente, no se presentaba: el Sr. Garzón. Y si me permiten la humorada, otros dos que tampoco deben estar hoy muy felices: José Blanco y... Alberto Ruiz Gallardón ¡por supuesto! :-).

PD.1: Parece ser que, efectivamente, el escaño 25 del PSOE está a su alcance con el voto por correo.


PD.2: Atención a los más de 100.000 votos nulos.

1 comentario:

El Pantera Tulipán dijo...

Un PP "ha ratos" ....

Joder si lo llega a escribir Rajoy.