16 abril, 2009

Gabilondo Bros: ¿Se puede tener más morro?

Difícilmente. Todos vimos un gesto muy claro (con sus sombras, eso sí) en el nombramiento del ministro Gabilondo, colaborador habitual del Poder Fáctico Fácilmente Reconocible y hermanísimo de una de las grandes estrellas radiotelevisivas del conglomerado prisaico.

Estaba claro (al menos para mí lo estaba) que era una forma de acercarse al PFFR, que últimamente andaba un poco díscolo e incluso, pensando mal, podría ser un intento de apaciguar al Gabilondo televisivo, que incluso había llegado a criticar al Gobierno en alguno de sus editoriales/filípicas (válgame Dios).

No obstante, uno esperaba que tuviesen un mínimo de decoro, que un hermano no metiese las manos muy descaradamente en asuntos relacionados con el mundo periodístico y audiovisual y que el otro no hablase mucho de temas relativos a la educación… no sé, que disimulasen un pelo.

¿Pero para qué van a disimular si son progresistas? ¿Qué necesidad de tener ese mínimo de respeto por las formas si son gente estupenda de izquierdas? Así, el ministro ha tenido la cara de, en una de sus primeras decisiones relacionadas con los medios, concederle su la primera entrevista a su hermanito.

De acuerdo, es un asunto de una importancia relativa, pero no me negarán que su carga simbólica es de primera y que revela, una vez más, la peculiar concepción del poder que tienen estos señores (dicho sea lo de señores sin ánimo de ofender).

Porque el Gabilondo ministerial debería saber que, puesto que su sueldo lo pagamos entre todos los españoles, le toca ser un poco más ecuánime en aspectos como ese; porque el Gabilondo televisivo debería cuidarse muy mucho de informar sobre un familiar directo, recuerden aquello de serlo y parecerlo.

Sí, ya sé que en éste país al final seguimos teniendo un concepto patrimonial del poder y el nepotismo es uno de los deportes nacionales, pero para poner el tema en perspectiva imaginen lo que habrían dicho la SER y demás cuadrilla del PFFR si por una de estas el PP hubiese nombrado ministro a un hermano de Jiménez Losantos y éste le hubiese concedido la primera entrevista en Libertad Digital TV.

Sí, los cañones de Navarone un dulce trinar al lado de cómo berrearían.

2 comentarios:

Maestro dijo...

Tienes toda la razón. Éstos ven perfectamente la paja en el ojo ajeno, pero están más ciegos que Rompetechos en lo tocante a sus vigas.

Suena a "mienmano" II ¿verdad? Si empiezan así, no sé cómo van a acabar ¿Se pondrán a llorar abrazados recordando sus lejanos juegos infantiles en La Concha? ¿O creará Iñaki una sección especial en su púlpito para canonizar a "suenmano"?

Butzer dijo...

Pues todavía queda algún hermano por ahí y son muchos los ministerios...xd